Conseguir Mi challas plumavit To Work

94 ron demoler parte del edificio arguyendo que no había dejado los metros de vereda suficientes. Enfurecido e impaciente, Massoud atacaba con vehemencia al alcalde democratacristiano Alberto González y a todos los regidores que no estuvieran con él. El diario El Labrador de esa época fue el medio que almacenó exquisitas batallas verbales entre ambos bandos, las que subirían de tono cuando el patrón consiguió la certificado tan deseada. Fue el 19 de abril de 1967 cuando se le entregó el permiso provisorio al Palace, a condición de que cumpliera con ciertos requisitos básicos. Sin bloqueo, poco posteriormente Massoud no obstante tenía certificado para el flamante cinematógrafo. Cómo pudo suceder esto? De acuerdo al concejal Alberto González, lo que ocurrió fue una avivada del empresario, que pagó la patente a un funcionario municipal antiguamente de tener la aprobación del Servicio Eléctrico, del Servicio Doméstico de Sanidad, Carabineros, de la Dirección de Obras Municipales y de otros servicios que debían topar el trillado bueno para su funcionamiento. Indignado, detuvo momentáneamente su funcionamiento. Frente al no cumplimiento del propietario del Cine Palace de los requisitos ya indicados, el suscrito anuló la licencia que a un funcionario se le canceló, no obstante lo perentorio del acuerdo de la sesión extraordinaria de día 19 de abril de 1967, que exigía trámites que resguardan el interés de la colectividad ( ) El derecho del propietario Bancal y es condicional hasta la día, no obstante que personas no constaten el cumplimiento de los instrumentos constitutivos de la condición ( ) El funcionario que procedió a efectuar el letra de la salvoconducto, sin constatar los requisitos que habilitaban el principio del derecho obró al beneficio de la ralea y su comportamiento en ningún caso, a mi parecer, le otorga el derecho al propietario del cine para funcionar, por cuanto las condiciones que se exigen para el funcionamiento de un teatro que en la especie no se han cumplido, se establecen con el único y exclusivo objeto de velar por el divulgado asistente a una sala de la categoría objeto de la esclarecimiento 219.

31 dos personas, fue impedido de ingresar gratuitamente al circuito. Enfurecido, las emprendió con su heroína sobre la garita que funcionaba como boletería, en presencia de lo cual salió desde su interior el administrador del Particular con una pistola que no alcanzó a percutar, porque el caballo se abalanzó contra su humanidad. El resultado fue un forcejeo que gatilló el disparo de una bala. Para suerte de todos los contendores que fueron a parar al cuartel de policía, no hubo heridos. Entre 45 minutos y una hora duraban las proyecciones habituales del Teatro Melipilla, cuya representación estaba clara y acullá de sucesos como los del prepotente espectador. Para La Patria, ésta radicaba en ilustrar y divertir culturalmente. Imparcialmente estas tomas, muy propias de las primeras que exhibieron los hermanos Lumière se sucedían, pero se repetían constantemente, cansando al divulgado que seguía asistiendo y haciendo obtener patrimonio a empresarios foráneos. El flujo de caja alertó a los melipillanos, que conformaron una sociedad para ser igualmente parte de la nueva industria. Campeóní comenzaron con funciones en 1912 en el recinto del Apolo, pero conservando el nombre de Teatro Melipilla. El encargado de sufrir adelante la iniciativa fue Alfredo Castro, bombero y comerciante de la ciudad que arregló la estructura de ladrillos y cemento de calle Valdés. Con un perímetro sólido y amplio, el Melipilla acogió actos a beneficio de Bomberos, reuniendo a 360 personas que dejaban sumas carencia despreciables y que le permitió, por fin, construir un escenario. Con estos cambios, la ciudad sintió que tenía un teatro: espléndidamente instalado ha quedado el teatro en su nuevo Particular. Los palcos, la platea, el anfiteatro y la galería dan más comodidad y seguridad que el Circunscrito antiguo. Su aspecto interno es el de una sala de espectáculos correctamente condicionada que deja buena impresión 93.

52 Melipilla en 1933 había crecido en conectividad y entretenciones. Los trenes partían a Santiago en seis horarios y demoraban una hora y 30 minutos en arribar a la estación, a lo que se sumaba un servicio de góndola (buses) que conectaba Ibacache- Melipilla-Santiago. A Casablanca igualmente se había extendido la red de góndolas y el basketball hacía furor. No había club deportivo sin su rama cestera, y los quintetos masculinos y femeninos se daban cita constantemente en la cancha del Club Baquedano, ubicada en calle Merced N 711. Allí, en abril de 1933, el dueño de casa se midió con el mejor equipo Doméstico del momento: Green Cross. No le fue correctamente, pero no obstante Cuadro un logro codearse con los grandes. Los anhelos de grandeza de la ciudad estaban creciendo, pero se veían truncados por la verdadera ofensa que había significado para Melipilla la destitución de su condición de Almohada del Unidad a manos del puerto de Santo Antonio. En esta lucha por reponer su antiguo status, la construcción del teatro lucía como una credencial legitimadora. La obra magna de la iniciativa particular en Melipilla, la constituye el Teatro Serrano que, en la Plaza de Armas de esta ciudad están construyendo los sres. Presa y Cía. No era posible que la segunda ciudad de la provincia de Santiago no contara con un Teatro digno de ella. Un buen Teatro y admisiblemente dirigido puede ser un gran centro de Civilización. Melipilla podrá enorgullecerse Interiormente de poco con esta sala que hará honor a la ciudad, pues es moderna y no desdirá comparativamente de las mejores de la renta 143. Con mucha expectación, el viernes 11 de octubre fue un día de triple celebración: el aniversario 191 de la fundación de Melipilla, la restitución a la ciudad del título de caudal departamental y la inauguración del Teatro Serrano.

22 En ese caldo de cultivo la ópera se hizo costumbre. Las compañíVencedor se quedaban en Ají durante meses, poliedro que el transporte desde Argentina se hacía a lomo de mula. Copiapó y Valparaíso fueron las primeras ciudades en contar con espacios aptos para la ópera, verdaderos teatros edificados por la opulencia minera en la zona, en el primer caso; y por su condición de ciudad puerto, con ingreso presencia de inmigrantes 66 y una actividad comercial frenética 67, en el caso de la segunda. Santiago fue la tercera en sumarse a esta fiebre operática al inaugurar el Teatro Municipal en 1857 con una capacidad total de personas. Las tres ciudades se habituaron a estos espectáculos que arribaban solamente en temporada de invierno europeo. El resto del tiempo, el Municipal se veía iluminado con recitales líricos y poéticos, veladas bufas, bailes de filantropía, zarzuelas y teatro. Era evidente luego en esta época que amparar un espacio como el Municipal costaba una fortuna, y si correctamente la subvención municipal era elocuente, las diferentes concesiones debían agenciárselas mecanismos como la transacción de palcos para suplir la merma, afectada aún más por el infeliz incendio de 1870 que dañó casi enteramente el edificio. Aún Figuraí, desde 1857 a 1900 se estrenaron 63 óperas y se cional de la Civilización y las Artes, 2010, p Valparaíso fue la ciudad chilena que mayor núpuro de extranjeros atrajo en torno a fines del siglo XIX y, de entre ellos, los españoles ocuparon posiciones de avanzada. Navarro, C. & Estrada, B., Migración y redes de poder en América. El caso de los industriales españoles en Valparaíso en Revista Complutense de Historia de América, vol. 31, 2005, p Valparaíso es el puerto principal de Pimiento, la Nueva York de la costa pacífica de Sudamérica, siendo el mejor punto de negocios en la costa oeste (...) Tiene alrededor de 150 mil habitantes, pero su comercio es dos veces mayor que cualquiera ciudad de su tamaño en los Estados Unidos.

Rociador de ducha Sensea ABS Claro en color cromo con chorro fin afluencia. Cuenta con picos de cojín de silicona y las...

De este modo, la tela antaño blanca tomó una tonalidad amarillenta. tretención. Al principio como Irreflexivo singular tenía llegada a ese tipo de películas, que eran increíbles, además que daban dos por el precio de una. Los televisores eran chicos y se veían mal, porque no había cable. Ir al cinematógrafo era otra cosa, Por otra parte Bancal masivo, Cuadro un panorama, es el conmemoración de Tapia. La década perdida de 1980 Si los primaveras sesenta vieron manar festivales estudiantiles; y los setentas cuando se pudo testimoniaron un quehacer cultural Específico y teatral; la período del ochenta significó para Melipilla la mera sobrevivencia de algunas viejas tradiciones artísticas y culturales, en medio de un permanente desaliento que tenía un teatro cerrado, otro que no les daba cabida suficiente y tampoco tenía interés en el ampliación de las artes en su espacio, a excepción de que llegara algún productor con un espectáculo bajo el auxilio. La ciudad gustaba cada día más de la tv. Programas de humor y entretención, con invitados en estelares nocturnos, acercaban a las familias a un garbo testimonial, donde el living era el palco para ver a figuras mundiales en la pantalla de la casa. El ventajoso cambio del dólar permitió traer a Gloria Gaynor, Barry White, Grace Jones y Neil Sedaka a las estaciones televisivas, beneficiadas tanto con la modificación de la tasa cambiaria como con el término de la prohibición para difundir publicidad 271. Las antenas proliferaron. Gracias a la maestría en su ubicación y orientación Bancal posible ver las transmisiones del Mundial España 1982 y el combate, con dos campeones chilenos, 271 Desde 1977, los canales de tv pudieron interrumpir sus transmisiones con publicidad

46 escasamente tres meses a posteriori que sucediera lo mismo en Santiago con el filme Acorde de Broadway. El impacto fue tal que se vieron filas de personas aguardando ingresar para conocer las voces de actores y actrices, hecho que, curiosamente, significó la ruina para varias estrellas del séptimo arte 131. Claro que no sería sino hasta 1932 cuando las sonoras empatarán en la cartelera melipillana a las mudas, tomando en cuenta que las producciones que estrenaba el Esmeralda llegaban en promedio tres años después de su realización 132. Con todos los grandes actores de esta época del séptimo arte mudo y de pincha aqui su transición al sonoro, el Esmeralda tuvo un éxito zigzagueante que lo llevaba a tener buenas recaudaciones, pero no siempre las esperadas. Y no Cuadro un emplazamiento pequeño para una comunidad que en el censo de 1930 arrojaba la emblema de habitantes, pues contaba con 9 palcos, 213 plateas y una Sala con capacidad para 300 personas. En presencia de la voluntad de llenarlo la mayor cantidad de veces, considerando la severa crisis económica que vivía el país producto de la caída de la producción de salitre natural y la Gran Depresión de 1929, la administración del teatro ideó una estrategia de bonos que acallaran las quejas por el detención precio de los boletos. Estos operaban al comprar en determinados negocios y almacenes de la comuna. De alcanzar un monto determinado, se obtenía una entrada y con ella se ingresaba a los Viernes Populares. La logística fue exitosa, permitiendo un funciona- 131 Varios actores y actrices no sobrellevaron correctamente el cambio del cine mudo al cinema sonoro de la mejor forma, hexaedro que sus voces contrastaban con la personalidad que proyectaban en pantalla. 132 Este dato se obtuvo cotejando la publicidad de las cintas que proyectaba el Teatro Esmeralda en los periódicos La Pueblo y El Labrador, respecto de su año de realización en el país de origen.

16 Use limpiapiés en las puertas exteriores para evitar que lleguen piedrecillas al firme que puedan rayarlo. Le recomendamos utilizar visillos, principalmente en las zonas en que sol incide directamente sobre el tierra. Conviene colocar bajo los soportes de los muebles protectores de firme como por ejemplo trozos de fieltro o ruedas especiales para este tipo de pisos, y evitar así daños mayores como rayones o desgaste. Por otra parte se debe proteger la saco de maceteros para impedir el contacto con la humedad. Con el paso del tiempo y los abriles, el firme de madera comienza a soltarse y separarse producto del tránsito que este tenga. Es de imprescindible importancia que a 1 año de recibida su propiedad, Usted realice la primera mantención a su piso de madera uniendo y apretando las palmetas que pudiesen separarse producto del uso. La Empresa Constructora se hace responsable de las observaciones hechas en el asfalto de madera al momento de la entrega. Después de este proceso, es responsabilidad del propietario el correcto mantenimiento de éste. En el caso de corresponder un requerimiento futuro En el interior del plazo de aval del proveedor por desperfectos de fábrica, se contactará a la empresa que corresponda a través del Sección de Post Venta. Existe la posibilidad que el producto instalado se encuentre descontinuado, situación en que se adivinará la mejor alternativa de reparación posible al propietario sin incurrir en cambio completo del circuito y en el caso que se deba incurrir en reemplazos de unidades, el propietario se compromete a aceptar la alternativa similar ofrecida por el fabricante. El fabricante de tierra de madera flotante garantiza el producto durante 1 año por defectos de fabricación. 1.8 GRIFERÍA Las griferías deben ser mantenidas y cuidadas adecuadamente para fijar su duración, pero que es un dato expuesto al trabajo diario permanente en un inmueble.

El primero, apodado la voz que acaricia, había filmado para la fecha de su encuentro (14 de agosto de 1946) la cinta Sueña mi Aprecio y era un figura del guayabera y la canción romántica en Latinoamérica. Manuel Osorio, un chiquillo indígena del corazón de la ciudad, nacido en 1938, fue declarante de ese día. Yo estuve ahí, me impactó ver el teatro de Melipilla realizado, Cuadro un ídolo que cantaba boleros. Fue una locura, recuerda. Impresión compartida por Andrés Vicuña 173, quien con 10 primaveras pudo darse cuenta del intención del cantante. Las viejas eran tranquilas, eran más calladitas en ese entonces, pero al verlo gritaban y aplaudían, quedaban vueltas locas. En doble función, de tarde y Perplejidad, encantó e irradió de aplausos la Plaza de Armas, dejando una taquilla generosa que les dio la razón a los empresarios y a su hombre en la ciudad, Alejandro García. García sabía que la puesta por figuras estelares, por la presentación de compañíFigura teatrales y shows de variedades resultaba efectiva. Con el ejemplo de lo sucedido con Marini, subió la postura y trajo a Hugo del Carril. Precedido de quince éxitos cinematográficos y aunque a esa importancia primera figura de la industria cinematográfica argentina la segunda en importancia en América Latina, tras la mexicana, el actor y cantante, compañero de decorado de actrices como Sabina Olmos y María Eva Duarte 174 arribaba a Melipilla con un título nunca antaño usado para una recepción artística: ídolo. 173 Andrés Vicuña fue designado alcalde de Melipilla por la dictadura militar, ocupando el cargo entre , seguidamente sería electo concejal por la comuna en votaciones populares. 174 Luego más conocida como Evita Perón, mujer de Juan Domingo Perón, ex presidente de la República Argentina a mediados del siglo XX

64 tipulado, como tampoco lo haría de ningún modo otra de sus iniciativas: el museo y la pinacoteca de Melipilla 169. Sin frontis, pero con una cartelera permanente quedó el Serrano. En ésta, a diferencia de lo que ocurría 20 años atrás donde mandaba Francia y Estados Unidos, América Latina marcaba una presencia robusto con el cinema argentino en las figuras de Mirtha Legrand, Roberto Airaldi, Carlos Gardel y Hugo del Carril; el mexicano, con Jorge Negrete, Mapy Cortés, Empíreo Marín y Cantinflas; y también el cinematógrafo chileno con cada una de las películas que producía. Cinema todos los díVencedor, películas y series para niños en las matinés del fin de semana, y una política de puertas abiertas para todo acto de auxilio, fueron algunos de los énfasis que los socios le impusieron a la sala. El primer administrador del teatro con los nuevos concesionarios fue Alejandro García, quien contiguo con tener una buena programación de séptimo arte, quería seleccionar rigurosamente los espectáculos, mantener acertadamente a sus cinco empleados y atender correctamente al manifiesto. Claro que para lograrlo había que doblegar esfuerzos. García ordenó la reparación de los servicios higiénicos que fueron acomodados en forma que respondan a su nombre 170, dotó de energía eléctrica el decorado para alojar espectáculos sin mayores complicaciones y viajaba a Argentina a ver espectáculos, contactar artistas y traer cintas. 169 El museo de Melipilla Bancal una fantasía de Roberto Espléndido. El 11 de enero de 1946 El Labrador aseguraba que ese año el museo, una pinacoteca y probablemente una biblioteca pública, serían sinceridad. Resulta interesante que para la publicación, la muestra museográfica sería encabezada por la figura aristocrática del fundador de la ciudad, Conde Manso de Velasco y que para contar con una colección a la importancia deberán obtenerse retratos de gobernadores, alcalde, jueces, jefes policiales, funcionarios, etc El Labrador, 4 de febrero de Las mejoras regresaron rápidamente al Serrano.

Las juventudes aún tuvieron en el Techado la celebración de un momento místico, lleno de antorchas y protesta con la presentación de Los Prisioneros la Indeterminación del 23 de mayo de En el mismo lugar, un año a posteriori, Eduardo Mallea gestionó otro montaje de gran dimensión: El Hombre de la Mancha, con Alicia Quiroga, José María Langlais y el recordado Fernando Gallardo, en el papel de Sancho. Un adolescente acudía siempre a las funciones y se interesaba cada día más por ellas. Había nacido en Valdivia, residente en Melipilla y con los abriles se convertiría en un actor formado bajo la guía de Fernando Cuadra. Todo a raíz de sus intereses y de un consejo hexaedro en una de las funciones que vio. Yo me acercaba cada momento que venía una de estas compañíGanador a Melipilla. Conocí a una actriz del Teatro Doméstico que hacía giras por todo el país, ella me veía en los montajes en los que venía siempre. Me dijo anda a tal sitio y dile a tal persona que vas de parte de tal persona, y Triunfadorí llegué a estudiar con don Fernando Cuadra, recuerda Germán Martínez. Como un adolescente ochentero en pleno Melipilla post-terremoto, había presenciado La Viuda de Apablaza, La Fierecilla Domada y Mama Rosa, entre otras obras. Eran obras de gran envergadura, de 25 actores, grandes montajes, obras que sólo podían ser pagadas por el Estado, con esos elencos, parrillas, escenografíVencedor que requerían escenarios de vigésimo metros de satisfecho, cuatro de fondo, con una gran superficie luminar, con plantas de movimiento. Estas obras se hacían en el Palace o en el Techado. Pero el Palace siempre tuvo problemas con el fondo del escenario, porque no fue concebido como teatro y el Techado tenía un problema de acústica atroz. Si estabas en lo alto no escuchabas nada, esos eran los lugares

76 no estaba descubierto para la naciente expresión artística Particular, sí lo estaba para alojar con más periodicidad que sus anteriores a sonados espectáculos santiaguinos. Moser y Maucher lo sabían. Sólo en 1952 acogieron a Malú Gatica, por ese entonces máxima hado del gran pantalla nacional, que con su voz y acompañada de guitarristas encandiló a los melipillanos. La mayor figura femenina en la historia del cine nacional, había filmado 13 películas entre Ají y México, y dos en el mismísimo Hollywood. Declarante presencial de la cobranza del circuito, dada su condición de boletero, Contreras no Cumplimiento dudas sobre aquellos díTriunfador: Con las películas se llenaba siempre. Los díGanador sábado y domingo sobretodo. Como yo trabajaba en la boletería me hice de hartos amigos. Aquí en Melipilla los ricachones eran muy amigos. Los Suárez, que eran cabros, me mandaban a reservar las entradas que eran numeradas, las plateas. Entonces ahí yo tenía mi trabajo de guardarle los mejores asientos. Bancal bonita entretención el teatro y no había mucho más. Estaba el teatro y las quintas de danza, que habían dos nomás. En esa época estaba la finca El Sauce y El Radical, ahí había música, se bailaba toda la Indeterminación. Sin mayores entretenciones y con nuevos éxitos en una radiofonía cada ocasión más expansiva en términos de estaciones y de aparatos circulando, los eventos que traían a las figuras radiales textualmente reventaban el Serrano. En 1952, Maruja Ravanal, la actriz y cantante melipillana fue responsable de un festival humorístico y musical donde figuraban Hilda Sour, Arturo Gatica, Paraíso Montes, el Trío Monterrey, Elena Tostado, los cómicos Manolo González, Juan Jones, Ricardo Azúa, el Dúo Rey Silva, Shenda Román, Magali del Río, Marta Pizarro, Pepe Olivares, Guido Orellana, Lucho Gatica, Gaby Ramos, Gabriel Araya, Carlos Corci, Olga Villanueva, Mario Aguilera, los cuales para la época eran la crème de los artistas de radio.

De este modo, la danza es interpretada por los hombres de la selva, por lo cual lleva su nombre. Cuenta la Epígrafe que hordas de Chunchos invadieron el altiplano, cuando Mayco Chapac y su consorte Mana Oqllo lo gobernaban desde Qenqo, posteriormente de acontecer nacido del estanque Titicaca. Entonces llegaron a estas zonas los chunchos, quienes fueron alojados por Mayco o Manco en un sitio cuya denominación toponímica se conserva: Chucho Laya o quebrada de Chunchos. Pero como los Chunchos cometieron actos de latrocinios en Ayllus vecinos huyendo alrededor de el ideal.

123 fuera del presupuesto para manducar y remunerar los servicios básicos. Un ejemplo de esta precariedad fue que todo lo recaudado se destinó a la transacción de un herramienta musical para el Coro Polifónico. La obra agradó, la cercanía temática de mitologíCampeón absolutamente extendidas en la zona y de mujeres campesinas como cualquier chiquilla de los valles que riega el río Maipo, fueron recepcionadas de buena forma por la comunidad. Gustaba de estos relatos el divulgado y lo demostraría nuevamente con una monumental presentación que replicaría las características identitarias de un pueblo-ciudad, construido en territorio de haciendas e inquilinos. Mama Rosa 275, una de las obras más emblemáticas del teatro chileno, se presentó en el estadio Techado, precedida de seis meses consecutivos en cartelera en los teatros de Santiago. Con un aforo asegurado, el diario Particular daba gracias por la encuentro del elenco de la Universidad de Chile. La providencia de Altísimo ha permitido que esta obra, que fue denegada a la Ilustre Municipalidad de Viña venga a presentarse en nuestra ciudad por motivos personales, con objeto de reunir fondos para la construcción de la casa parroquial de la Sagrada Clan 276. Luis Gómez, un muchacho para esa época y que años después daría los exámenes para ingresar a estudiar teatro en la Universidad de Ají, rememora ese día. asociados al crecimiento del endeudamiento y aumento de las tasas de interés internacionales, desde mediados de 1979; y el tercer shock tuvo que ver con la caída en los términos del intercambio oportuno a la disminución del precio del cobre. Al respecto: op. cit. Ffrench-Davis, pp. 174 y ss. 275 La historia, creación de Fernando Debesa, relata la vida de la aristocrática grupo Solar Echeverría desde inicios del siglo XX hasta la lapso de 1950, fijando como singular de sus ejes a la empleada de la casa, Rosalinda, a quien se le claridad Mama Rosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *